Dénia.com
Buscador

Panxo (Zoo): «La pandemia ha hecho que mucha gente tome conciencia de la importancia de apoyar y ayudar a la cultura»

27 de junio de 2021 - 09:10

La luz se ve a final del túnel, o esa es la sensación que tenemos con respecto a la pandemia. Y no es de extrañar, pues cada vez nuestras vidas vuelven a una normalidad más reconocible —llámalo nueva normalidad, si lo prefieres—. Especialmente en cuanto a la cultura, uno de los sectores más castigados y, sin embargo, en el que más nos hemos apoyados durante los peores meses.

Una buena forma de celebrar este esperanzador próximo final es devolviendo la cultura a las plazas y calles. Y volviendo a reencontrarse con sus protagonistas, como hará Dénia el próximo 4 de julio, con el concierto de Zoo, uno de los grupos más importantes, y activos, de la nueva escena valenciana.

Durante la larga gira de presentación de su último álbum, Llepolies, el grupo de La Safor se detendrá en Dénia para tocar frente al público de la Marina, donde tienen miles de seguidores. Por ese motivo, hablamos con su cantante, Panxo, el cual nos cuenta cómo es hacer una gira en mitad de una pandemia y cómo ha cambiado Zoo después de tres discos.

PREGUNTA. Cantáis en valenciano y habéis llenado salas por todo el estado, siendo asiduos de festivales como el Viña-Rock o de los escenarios más emblemáticos de Madrid. ¿No es raro que sea más difícil veros en lugares valencianoparlantes, como Dénia, que en otros puntos?

RESPUESTA. Cuando acabamos una gira, el balance de conciertos en pueblos catalanoparlantes, incluyendo Baleares y Catalunya, sobre territorios con otras lenguas, posiblemente sea de entre el 60-70%. Una tercera parte son del territorio valenciano.

Buscamos dosificar las actuaciones aquí, para no tirar toda la culpa a los ayuntamientos que no nos contratan. Nosotros también intentamos no saturar según qué comarcas. Por ejemplo, la Marina, en concreto, es una zona donde cuando nosotros empezamos hicimos unos 20 conciertos en un solo verano.

Nosotros queremos que haya cierta ilusión de vernos, y no convertirnos en una orquesta ambulante de la Marina o de donde sea, porque pensamos que si hacíamos eso en tres años la gente estaría aburridísima de nuestros conciertos.

P. Te lo preguntaba porque en la Marina Alta, siendo una comarca que ha servido de trampolín para tantos grupos, la capital ha destacado durante un tiempo por apostar por otro tipo de programaciones alejadas de esta línea.

R. Realmente todos los pueblos turísticos programan en verano para la gente de fuera, para los forasteros, por lo que es cierto que se ha hecho más complicado organizar este tipo de noches. O esa sensación me da. Se programan cosas que molesten menos, por decirlo claro.

P. ¿Te sorprendió que os llamaran de aquí?

R. Mmm... Si te digo la verdad, a mí este año no. El disco nuevo ha hecho que nos llamen de muchos sitios. Por poner ejemplos, tocamos en Zamora o Leganés para sus ayuntamientos. Nos alegra mucho, eso sí, y celebramos que se atrevan a esas cosas en pueblos tan turísticos donde el verano es de cara al de fuera.

Yo que soy de Gandia lo sé, que hace cuatro o cinco años trajeron a Julio Iglesias y no sé cuántos años hace que no se programa una noche de rock en valenciano. Por eso, yo lo celebro.

P. El otro día vi que cumplíais siete años del videoclip de Estiu, que es el videoclip en valenciano más reproducido de la historia. Esa canción fue un primer sencillo, y si no recuerdo mal al principio incluso te encargabas tú en persona de vender las camisetas de la canción en una paradita a los pies de los escenarios. ¿Cómo habéis cambiado durante estos años tú y Zoo, con tres discos ya a la espalda?

R. Hemos cambiado, porque lo vivido nos ha cambiado mucho y nos ha obligado a madurar e integrar muchas cosas de esta nueva vida. A mí hace siete años no me conocía nadie, y ahora sí. Hace siete años estaba en una situación económica muy precaria, que condicionaba mucho mi vida, y ahora tengo la suerte de poder dedicarme a lo que me gusta, vivir de esto y tener una vida relativamente cómoda. Pues bueno, ha cambiado mucho. Eso tanto yo como el resto del grupo.

Como grupo hemos crecido también mucho, porque hemos madurado, hemos aprendido, nos hemos conocido más... Ya llevamos siete años tocando juntos.

Dentro de todo eso, siempre hemos tenido muy claro que queríamos ser lo que hemos sido siempre. No queríamos renunciar a algunas convicciones... Bueno, no queríamos que todas las ventajas que nos ha dado este proyecto nos cambiara a nosotros, para mal, o que traicionáramos la educación recibida de nuestros padres. Siempre hemos intentado tener muy presente no perder de vista a la gente que nos ha rodeado, a nuestros amigos, ser cuidadosos y agradecidos con nuestra gente, y tener muy claro que esto que nos ha pasado es una suerte que algún días se acabará.

P. Pero de momento Zoo no se acaba, y, como estabas diciendo, estáis haciendo un montón de conciertos. Hace poco estuvisteis en Catalunya tocando delante de miles de personas. ¿Es fácil tocar ahora durante la pandemia?

R. Pensábamos que iba a ser más difícil. Cuando íbamos a empezar la gira, viendo el tema del público sentado y con las mascarillas, pensamos que iba a ser muy difícil para nosotros, como grupo, interactuar así, con un público que no puede bailar y no sabes si canta, porque como tienen la boca tapada... Pero nos hemos adaptado muy rápido. También es cierto que ha coincidido la salida con un momento en el que parece que esto empieza a acabar.

En algunos lados, como Catalunya, están empezando a ser más permisivos, pudiendo la gente levantarse de la silla, quedándose en su sitio pero dejando que puedan ya bailar. Yo espero que de aquí al 4 de julio también dejen aquí.

Pero, en esencia, es diferente y no es fácil. Era mucho más fácil antes, cuando la gente estaba cantando, bailando y tirándose los cubatas por encima.

P. Me he dado cuenta de que muchos grupos, ahora con la pandemia, han apostado por hacer versiones acústicas de sus discos o de sus directos, algo que invita más, en un principio, a ser disfrutado sentados. Zoo sacó el Tobogan. ¿En ningún momento pensasteis en reinventaros para amoldaros más a las posibilidades?

R. Sí, sí. Lo pensamos. El año pasado, cuando estábamos haciendo el disco, no se sabía nada de lo que iba a pasar. Fue muy angustioso, porque no sabíamos si esto ya era para siempre. Muchos grupos decidieron hacer un formato acústico, más íntimo, que permita ir a pubs o casas de la cultura... A nosotros nos rondó por la cabeza, pero enseguida vimos que no tenía ningún sentido como Zoo. Que si eso hacíamos otros proyecto con otra sonoridad, pero como Zoo...

P. Claro, el disco que habéis sacado es igual de festivo que siempre. O al menos yo lo veo así.

R. Sí, dijimos que si íbamos, íbamos con todas y ya está. Y si después no podemos tocar o tenemos que esperar seis meses, pues esperamos.

Encima el disco lo teníamos muy avanzado. Y dijimos: tío, esto es lo que nos ha salido bien y vamos a sacarlo. Si después nos tenemos que fastidiar pues bueno. Como el año pasado hubo tantos grupos que se tuvieron que fastidiar, no íbamos a ser nosotros los más desgraciados, sino que seríamos uno más que se comía el marrón.

P. Pero os ha ido bien, porque sois uno de los grupos más activos ahora mismo. La gente responde, ¿no? ¿O notáis que hay cierto público que prefiere aún esperar para ir a un concierto?

R. Algún mensaje hemos recibido alguna vez, pero en cada concierto que hemos dado se han vendido todas las entradas. No podemos quejarnos, está yéndonos muy bien.

La gente tiene muchas ganas de ir a conciertos aunque sea sentados, porque muchos han estado un año sin poder ir a ninguno. Y ya no pueden más.

También hay una cosa muy bonita, o tengo esa sensación, y es que mucha gente ha tomado conciencia de la importancia de ayudar a la cultura y apoyarla. Antes la gente no se planteaba tanto que para sacar un disco, por ejemplo, tenías que hacer una inversión brutal de tiempo, energía y dinero. Con todo lo de la pandemia se articuló muy bien el discurso de que esto tiene un coste y mueve a mucha gente trabajadora. Creo que mucha gente lo entendió y ahora pagan una entrada con gusto, diciendo «esta gente lo ha pasado muy mal y no me sabe mal gastarme 15 pavos en una entrada».

P. Como sea, habrá 2.000 personas esperando veros en lo que antes eran les Festes de la Santíssima Sang y ahora se han rebautizado como FEstiu 2021, porque la situación impide la celebración de la mayoría de actos religiosos, así como otros como els Bous a la Mar. Por tanto, la programación de este año es prácticamente toda enfocada a actuaciones culturales. Sabiendo esto, ¿piensas que las restricciones igual han traído, en cierto modo, algo bueno?

R. Hombre, que no se celebren els Bous a la Mar por las restricciones... pues yo lo celebro (risas). Es decir, yo creo que es algo bueno.

Conforme me lo has contado lo veo muy bien redirigido, a la cultura, y ojalá más ayuntamientos hicieran lo mismo. Lo que pasa, y lo tengo que decir aunque a lo mejor sea tirarme piedras, es que ciertos eventos culturales, tal como estaban planteados antes de la pandemia, tampoco se pueden hacer, porque no son seguros. Está bien redirigirlo a la cultura, y reinventar también un poco la cultura porque, bueno, ¡estamos en una pandemia! Tenemos que darnos cuenta y saber ser responsables.

P. Pero parece que, poco a poco, todo va mejorando y el final ya se ve más cerca. Cuando todo acabe, ¿cómo lo vas a celebrar?

R. Haciendo una fiesta con amigos, que podamos estar todo el día, ser 30 o 40, sin estar con miedo y sin estar rallado por si bebo de tu vaso, o nos abrazamos o nos besamos. Yo voy a celebrarlo como todo en mi vida, de manera sencilla. No me verás en una corrida de toros o una procesión, haré una buena paella con mis amigos.

Y si puede ser, hacer un concierto donde la gente pueda hacer pogos, bailar y abrazarse.

1 Comentario
  1. Luis dice:

    Si, gracias a la Pandemia la gente lee más y se interesa por tener más conocimientos sobre diversos temas, se nota en las conversaciones que el nivel ha subido considerablemente, jajajaja


37.425
4.283
11.681
2.190