Dénia.com
Buscador

Maria Deltell (Maluks): «Las mujeres hemos perdido el miedo, dejando de ser un objeto pasivo que va a los festivales de espectador»

10 de octubre de 2021 - 09:04

El 11 de octubre tendrá lugar en Dénia uno de los eventos más esperados del año. Zoo y Maluks darán, por fin, el prometido concierto que tuvieron que aplazar en Fiestas de Dénia por el positivo de alguno de los participantes. Era el día más importante de aquel FEstiu 2021, encabezando el cartel con uno de los conciertos más grandes organizados en la ciudad en los últimos años. Pero, cosas de la pandemia.

A nosotros también nos cogió por sorpresa el aplazamiento de dicho concierto, habiendo publicado días antes una entrevista a Panxo, cantante de Zoo, para hablar sobre su actuación en Dénia. Más grave fue el caso de Maluks, que tuvimos que retener la entrevista realizada hasta hoy, cuando por fin podemos sacarla.

Maluks da inicio a su carrera en una época más que peliaguda, pero con mucha ilusión y una apuesta rompedora. Cuatro jóvenes componen la formación, tres de ellas a las voces y una cuarta en la producción. Maria Deltell es la DJ del grupo, un puesto que todavía hoy suelen ocupar hombres dentro de este tipo de formaciones. Con ella hablamos sobre la gira de presentación de su primer álbum, Som i vibrem, y su concierto en Dénia.

PREGUNTA. Lleváis poco tiempo en activo, habiéndoos tocado la época tal vez más extraña. Pero, para no adelantarnos, ¿cómo nace Maluks?

RESPUESTA. Maluks nace en 2019 por una iniciativa de Marina (Bolea), que siempre había tenido la ilusión de hacer un grupo de música. Con Núria (Pons), que son amigas de toda la vida, decidieron montar el proyecto. Ellas ya habían tocado juntas, ya que Nuria tocaba el violonchelo y Marina el violín. Conocieron a Laura (Honrubia), también violinista, en la Orquesta Filarmónica de la Universitat de València.

Pero les gustaba cantar y querían desconectar o hacer otra cosa diferente a la música clásica. Cambiaron radicalmente de concepto, por lo que empezaron a buscar a una persona que produjera, que hiciera de DJ, y contactaron conmigo al ver que había tocado en diferentes festivales. Ahí fue cuando empezó todo el sarao de Maluks.

P. Formáis el grupo cuatro mujeres, siendo íntegramente femenino, algo que por desgracia no es muy común. ¿Pensáis que grupos como el vuestro están teniendo ahora más posibilidades o apoyo del público que hace unos años?

R. Más facilidades no. La facilidad es la misma que había antes. Sí que ha habido un cambio de conciencia, aunque puede que no tan importante como querríamos. Pero sí es verdad que hemos perdido el miedo para dejar de ser un objeto pasivo que va a los festivales, que mira los grupos de tíos, porque siempre han sido grupos de hombres los que han copado los carteles y los festivales, para pasar a ser un objeto activo. Y nosotras, dedicándonos a la música y siendo músicas, podíamos hacerlo también. Fue tan fácil como plantearlo y subir a los escenarios.

Aunque queda muchísimo trabajo por hacer en este ámbito, sí que es verdad que cada vez hay más mujeres.

P. Además, escuchando algunos discursos que se están normalizando los últimos meses, parece más importante que nunca que las mujeres tengan las mismas oportunidades de acercarse a un micrófono.

R. Sí, claro. Tienen que haber las mismas oportunidades. Pero debemos perder el miedo, sobre todo. Tenemos que estar más seguras de nosotras mismas y tener la iniciativa de formar un proyecto.

Porque al final son ganas, ilusión, evidentemente formación... Y si tiras adelante teniendo claro que quieres conseguir un objetivo, al final lo consigues. Nosotras nos lo marcamos para hacer un grupo que tuviera una coherencia.

Fue mucho trabajo y muchas horas de dedicación, pero ahora empezamos a ver los frutos y estamos muy contentas.

P. Decías antes que parte del grupo viene de formarse en la música clásica, sin embargo en vuestros temas se nota una gran influencia de ritmos latinoamericanos, tal vez más alejada de lo habitual de la zona. ¿Cuál es el motivo de esta influencia tan americana?

R. Aunque nos gusta todo tipo de música y todo tipo de ritmos, sí que queríamos que nuestro grupo tuviera raíces jamaicanas y latinas porque es la música que más escuchamos. Queríamos hacer una fusión entre esas dos variantes, que fuera algo muy tropical, muy caribeño y bailable, para que la gente se lo pasara bien escuchándonos. Así nosotras nos lo pasaremos bien también encima del escenario (risas).

«Si nadie canta en valenciano, y la gente esconde nuestra lengua, ninguno lo hará por nosotros, que somos los únicos que podemos hacerlo»

P. No obstante, muchas de vuestras letras son en valenciano. ¿Era algo que teníais claro desde el principio?

R. Para nosotras cantar en valenciano era algo muy importante. En el tema de visibilizar a mujeres, si nosotras, como mujeres, no hacemos un discurso sobre los escenarios nadie lo hará por nosotras. Y en el tema de la lengua pasa lo mismo: si nadie canta en valenciano, y la gente esconde nuestra lengua, ninguno lo hará por nosotros, que somos los únicos que podemos hacerlo.

Era nuestra lengua de expresión, así que fue algo natural. Laura, por ejemplo, es de Albacete y ella sí canta en castellano, que es su lengua y con la que se siente más cómoda. La del resto es en valenciano, así que cantamos conforme nos expresamos.

P. A principios de este año sacasteis vuestro primer álbum, Som i vibrem. Ya os lo habrán dicho, pero fuisteis muy valientes en plena pandemia.

R. Sí, la verdad es que acabamos de ultimar el disco durante la pandemia. Nos sirvió para poder acabarlo, porque si hubiésemos tenido tantos conciertos como este año hubiera sido muy difícil dedicarse exclusivamente al álbum.

Y en algún momento teníamos que sacarlo. Si nos esperásemos a que todo fuera normal como antes... Es que aún no sabemos ni cuándo será.

Por lo que pensamos que lo mejor sería sacarlo a principios de año, que la gente empezara a escucharlo y que en verano, cuando tuviéramos conciertos, pese a que no fueran multitudinarios como antes, que ya se supieran las canciones.

Si no lo hubiésemos sacado tal vez hubiéramos desaparecido de la escena, después de tanto tiempo sin publicar nada.

P. Además, que son todo ritmos, como dices, muy festivos que ahora tienen que convivir con las sillas frente a los escenarios. Aunque estamos en pandemia, ¿es buena época para la fiesta?

R. Para la fiesta siempre es buena época (risas). Hay muchísimo control, muchas medidas de seguridad en los conciertos y festivales. La gente se lo puede pasar bien. Es otro concepto de concierto, pero al final estás con los amigos, haciéndote una cerveza y escuchando las canciones que te gustan.

En Catalunya dejaban al público estar de pie frente a la silla, sin moverse del sitio. Y ver a la gente saltando en sus sitios con los brazos levantados ya nos hacía pensar que cada vez volvía todo más a lo normal. Y poco a poco será cada vez todo más normal.

P. Decíais en una entrevista a principio de presentar el disco que teníais miedo de cómo haríais la gira o si habría. Han pasado unos meses y habláis de conciertos en Catalunya, tenéis ahora el de Dénia... ¿Estáis más optimistas?

R. La verdad es que estamos muy contentas de la acogida que estamos teniendo. Teníamos mucho miedo cuando teníamos que cerrar la gira de verano, porque lo hicimos en enero, en pleno repunte de contagios. Ahí no teníamos ni idea de qué pasaría.

Pero a los pocos meses, en marzo diría, se dispararon las contrataciones, porque todo el mundo quería tener su concierto en su ayuntamiento, su pueblo, su auditorio... Eso quiere decir que la gente está ahí y tiene ganas de conocernos, y para nosotras es muy importante con lo que está pasando.

1 Comentario
  1. Pepe dice:

    Dicen : ” las mujeres hemos perdido el miedo dejando de ser un objeto pasivo que va a los festivales…..” Pues van tarde estás xiquetas. Mucho antes que ellas han existido y existen excelentes artistas mujeres que llenan y siguen llenando estadios de futbol con su música y espectáculos. Ahora resultará que las mujeres nunca han cantado. Lo de la juventud hoy en día es de traca esto de creerse inventores del refresco de cola roza el ridículo.


37.707
4.355
12.103
2.250