Dénia.com
Buscador

El hundimiento del Parthenon: el barco que durmió siglo y medio en las profundidades de Dénia

09 de octubre de 2021 - 09:10

En 1869, el vapor británico Parthenon se dirigió hacia Dénia para cargar la tan preciada pasa que se producía en la zona y que tanta riqueza generó durante años en el municipio. Jamás llegó a puerto. Casi siglo y medio después, en 2008, el submarinista Jean Castera se sumergió en las proximidades de la escollera y se topó con «tesoros» de procedencia inglesa y claramente de otro siglo. Una década después, el mismo buzo hizo el gran descubrimiento de lo que realmente escondía ese lugar.

La costa de Dénia ha sido testigo del paso de generaciones de navíos de todo tipo a lo largo de los años. Siendo un puerto de referencia durante tantos siglos, sus profundidades tienen multitud de historias que contar. Muchas de ellas son catastróficas, sin embargo forman parte de lo que es a día de hoy el puerto de la ciudad.

1869: El naufragio del Parthenon

A principios de noviembre de 1869, el Parthenon surcaba el Mediterráneo acercándose cada vez más a Dénia, su destino. Se trataba de un vapor británico de hélice de hierro, con una potencia de 120 caballos y 701 toneladas, según recoge el Museu de la Mar gracias al trabajo de Alan Swan. Las dimensiones eran de 65,84 metros de eslora, 9,40 de manga y 5,49 de calado. La nave se construyó en Sunderland en 1861, y solo duraría 8 años sobre el mar.

Acercándose ya al puerto de Dénia vivió su fatídico desenlace, según la investigación del historiador Javier Calvo para el museo. Ese día, toda la costa valenciana sufrió una fuerte tormenta acompañada por un terrible temporal de mar. Muchos navíos sufrieron las consecuencias. El Parthenon fue uno de ellos. Cuando encaraba la bocana del puerto, se rindió al mar tras una larga lucha contra el oleaje. Quedaban pocos metros para alcanzar la escollera Norte, frente a la cual descansaría siglo y medio.

Por suerte, ninguno de los tripulantes falleció en el naufragio, aunque se perdió la mayoría de enseres que transportaban. Las piezas que llegaron a la costa o que fueron rescatadas las semanas siguientes fueron subastadas. Éstas eran despojos del casco, anclas, botes salvavidas y más utensilios que eran fácilmente visibles.

Ahora bien, teniendo en cuenta que las herramientas de buceo de la época aún estaban por desarrollar, mucho quedó oculto en las profundidades del mar. Y olvidado, pues pasaron años hasta que salieran a la superficie.

2008-2018: El descubrimiento de Jean Castera

Llegamos a 2008. Jean Castera se sumergió en el exterior del puerto y, en el fondo, dio con una serie de objetos que sin duda pertenecían al Parthenon. Se trata de una vajilla de cerámica de aire oriental y victoriana de la variedad Blue Willow Pattern, de mediados del siglo XIX. También se encontraron copas de té y platos para servir dulces. Pese a que algunas de éstas no eran más que restos rotos, sorprendió lo bien que estaban conservados muchos de los elementos, algunos prácticamente intactos. El descubrimiento fue donado al Museu Arqueològic de Dénia, bautizado como «derelicte Castera».

No obstante, no quedó ahí dicha colaboración. El submarinista aún tenía algo más que ofrecer. Es más, estaba a punto de hacer el mayor descubrimiento de todos. Una década exacta después, en 2018, Castera regresó al museo para comunicar que había encontrado una gran concentración de hierros sospechosos, que eran visibles en el mismo lugar donde diez años antes encontró la vajilla.

Rápidamente, el museo abrió una investigación, ya que todo apuntaba a que se trataba del casco de una nave. Un barco hundido que, como se esperaba, resultó ser el dormido Parthenon.

A día de hoy se puede ver al detalle el tesoro descubierto por Jean Castera en el Museu de la Mar de Dénia, donde está expuesto a todos los visitantes el cargamento que sobrevivió al naufragio del Parthenon. Siglo y medio después, pero logró finalmente llegar al puerto.

Deja un comentario

    37.861
    4.384
    12.284
    2.330