Dénia.com
Buscador

Antes, durante y después: así las playas estaban el día previo, así se vivió Gloria y así están ahora

02 de febrero de 2020 - 00:06

Ya hace dos semanas desde que llegara la borrasca Gloria con su temporal de mar a nuestra costa. Las impactantes imágenes siguen en la retina de todos los dianenses, pero pronto se convertirán en un recuerdo cada vez más borroso.

Ahora bien, lo que costará de eliminar de nuestra vida es esa cicatriz que ha dejado ya en el litoral. Muchas playas han quedado desdibujadas, siendo actualmente muy diferentes a como lo eran hace 15 días.

Antes de la llegada del temporal, el sábado 18, inmortalizamos varias de las playas, aún todas ellas en calma. Del mismo modo, el mismo domingo 19 y lunes 20, los días del temporal, volvimos a acercarnos a esos mismos puntos para ver cómo aguantaban el embate de las olas.

Este viernes, una vez ya se ha calmado nuestro Mediterráneo y han avanzado los trabajos de reacondicionamiento de la costa, regresamos para ver en qué se había convertido cada playa retratada. Y este es el resultado:

Les Deveses

Sin duda, es la playa que más ha sufrido. ¿O mejor dicho "ex-playa"? El primer día pudimos ver cómo todavía se notaban los efectos del pasado temporal, con un gran desnivel de arena provocado por las olas y menos metros de ésta, ganados por el mar.

El mar golpeó con furia, con menos piedad que las múltiples anteriores veces. Que rompiera el agua en los muros de las casas no era una imagen nueva, pero sí con esa brutalidad.

El resultado ya lo sabemos todos: ni las casas, algunas de ellas, pudieron frenar el agua, que arrancó fachadas y muros. ¿La playa? A día de hoy no existe, solo como un recuerdo. Con el mar como un plato, el agua ya alcanza las viviendas sin necesidad de olas. Ya no hay ni un centímetro de arena en muchos puntos.

Les Marines

La zona de Blay Beach de Les Marines era otro de los puntos conflictivos, con casas desde hace mucho tiempo tocando el agua, vecinas de la polémica, y negligentemente optimista, urbanización Las Olas. No obstante, siempre ha tenido zonas relativamente más anchas de arena, que a priori se mantenían seguras frente a un temporal.

El domingo 19 a primera hora de la tarde intentamos acercarnos a la playa. Solo hacía media hora que había empezado a soplar fuerte viento con un poco de lluvia, por lo que pensamos que todavía no había ningún peligro en el lugar. Pero nada más llegar advertimos nuestro error, encontrando un parque y barrio inundado, cosa extraña puesto que acababa de empezar a llover. Pero pronto nos dimos cuenta de que, realmente, el agua acumulada no venía del cielo, sino del mar, que fluía sin frenos desde lo que el día anterior era una playa. A la cual, por cierto, nos fue imposible entrar.

La playa en sí no ha sido la más sufrida. Sigue habiendo arena, pero ésta se ha desplazado hasta cubrir las viviendas de primera línea con enormes dunas que antes no existían. Los vecinos siguen retirándola de sus casas para que los operarios la puedan distribuir y dejarla tal como estaba antes.

Marineta Cassiana

Fue, quizá, la playa en la que más labores preventivas se llevaron a cabo. El día previo al temporal, un largo y grande muro de posidonia, colocado estratégicamente por el Ayuntamiento, aguardaba la llegada de Gloria para proteger la poca arena que tiene esa zona.

Todos vimos las imágenes. El agua pasó por encima del muro, llegando hasta la rotonda del hotel, entre caminos o casas. Durante días estuvo cortada la carretera hasta que se arreglaron todos los desperfectos que mar y viento habían provocado.

Sufrió, pero a día de hoy la playa sigue intacta. Es más, se podría decir que incluso se ha ensanchado y ha ganado metros la arena al mar como demuestran las imágenes. Probablemente esto se deba a un leve descenso del nivel del mar anecdótico, pero sí es cierto que pronto ha vuelto a la normalidad la Marineta, recibiendo a los primeros bañistas valientes, que toman el sol con montañas de algas acumuladas todavía a la otra parte de la carretera, testigos de lo que ahí sucedió hace dos semanas.

Les Rotes

Sí, es la playa más ruda y, aparentemente, sólida. Seamos sinceros, no fue la que más nos preocupó con el aviso del temporal. ¿Qué pretendía hacer el agua contra la roca?

Pues daño. El mar obvió las primeras y tradicionales barreras de roca para adentrarse en las carreteras y golpear en algunos restaurantes, por muy elevados que éstos estuvieran. Mucho de los caminos se volvieron intransitables por culpa de trozos de piedra que provenían del agua, desprendidos por su fuerza.

A día de hoy ha regresado a la bella calma que caracteriza la costa sur dianense. Los bares vuelven a abrir, sobre las bahías, ahora un poco desdibujadas, vuelven a pasear las bicicletas, y pocos de los visitantes pueden imaginar, con el actual sol, lo que ahí se vivió.

2 Comentarios
  1. Jose dice:

    Es muy lamentable que después de la catástrofe ocurrida, costas no nos deje reconstruir los muros. Está todo destruido y no nos deja tocar nada ni siquiera una piedra. En mi caso ha quedado un escalón entre el muro roto y mi parcela y es un peligro porque se puede acercar cualquier persona caerse y hacerse mucho daño. Y quien seria el culpable costas por no dejarnos hacer nada o nosotros porque no nos dejan.


36.058
4.206
10.123
2.040
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.