Así era la Dénia de la que se enamoró John Dos Passos, donde no le hubiera importado morir

Hace cien años, un joven estadounidense amante de España y del Mediterráneo terminó sus estudios y realizó una visita a esta parte del mundo de la que vivía enamorado. Aquí se inspiró, degustó la comida típica y escribió. Escribió mucho: cartas a sus amigos en Estados Unidos describiendo minuciosamente sus experiencias españolas, y un libro de poemas, A Pushcart at the Curb, en el que dedica unas palabras a Dénia.

La Dénia que descubrió John Dos Passos tenía una estación de tren con una planta superior en el edificio principal que sería derrumbada pocos años después, entre 1920 1922. El Mercat estaba en la Glorieta, y los plataneros de Marqués de Campo comenzaban a brotar. El puerto estaba plagado de pescadores locales y las malezas se comían las ruinas del castillo.

Esa Dénia, la de 1917, ha quedado retratada en una exposición fotográfica que se puede visitar hasta el próximo 30 de septiembre en el vestíbulo de la primera planta de la Casa Municipal de Cultura. En esta muestra se pueden ver además primeras ediciones en castellano de algunas de sus obras más relevantes, como Manhattan Transfer o Rocinante vuelve al camino, y de A Pushcart at the Curb, su único libro de poemas, en el que encontramos los dos que hacen referencia a Dénia. Este material ha sido adquirido por la Biblioteca Municipal con motivo del centenario de la visita y ahora se expone junto a otras de las obras del autor en esta muestra, que se podrá visitar hasta el 30 de septiembre.

La exposición se completa con un catálogo con textos de la archivera municipal, Rosa Seser, Alan Swan y Francesc Reus Boyd-Swan que recoge la historia de la visita y cómo era la Dénia de 1917, con detalles hasta ahora inéditos; comentarios sobre los poemas XVII y XVIII de A Pushcart at the Curb que hablan sobre Dénia y su traducción del inglés al castellano, a cargo de Alan Swan, y unas notas biográficas sobre el autor redactadas por Francesc Reus, artífice también de la traducción de los poemas al valenciano. El catálogo se distribuirá gratuitamente entre el público de la exposición y toda persona interesada que lo solicite en la Casa de Cultura y la Biblioteca.

Así se preparó la exposición

Rosa Seser, archivera municipal, desgranó los detalles de la investigación previa que se ha realizado para dar a luz esta muestra:

Desenredar los detalle de la visita a Dénia, un hecho puntual, ha sido una auténtica labor de investigación realizada por Alan Swan y por mí. Partimos de una nota del estudio de Catalina Montes donde cita una carta que Dos Passos envía a su amigo Rumsey Marvin desde Xàtiva el mes de enero de 1917.

Dos Passos siempre fue un enamorado de España y cuando terminó los estudios en Madrid, muy viajero y buen andador, decide hacer una visita al Mediterráneo. Esa visita la hemos seguido con detalle consultando varios estudios y especialmente dos publicaciones de Towswen Ludington los años 1973 y 1980, todo en inglés, sobre cartas y escritos personales de Dos Pasos. Así conseguimos saber, pienso que con seguridad, cuál fue su itinerario desde Madrid en tren en Alcazar de San Juan en Cartagena, Alicante, Denia, Oliva, Gandia… hasta Tarragona. Un itinerario marcado por su interés en la arquitectura histórica.

A Dénia llegó el viernes 5 o el sábado 6 de enero, día de Reyes y se fue el día 7 de enero. Sale en tercera clase en el tren hacia Oliva y dice de aquel tren: “que tenía un ligero aire imperial como los trenes de Paris”.

A Dénia la describe como “una ciudad pesquera con una antigua fortaleza con vistas al puerto” le debía gustar mucho porque en una carta del 21 de marzo de 1917 desde Italia escribe que “Salvo Dénia, no ha estado en un lugar tan bonito como Positano”. Refuerza la idea de que estuvo en las Rotas.

Continúa el viaje en tren y en las cartas cuenta el que come el domingo 7 de enero de 2017 en una fonda de Oliva y que parece un puchero y figatells.

Respecto a las poesías hemos editado las traducciones al castellano y valenciano de la ya conocida: “How fine morir en Dénia…”, y ahora la desconocida: “The old Strongs towers / Las fuertes y viejas torres …” donde habla sobre el castillo medio derruido, el paso del tiempo y la historia, sobre un pastor de cabras y la música de la banda que toca e la plaza del ayuntamiento, con una nota al final que dice: Dénia.

También hemos incluido, por ser la única que quedaba de la visita a la costa, una tercera poesía sobre el camino a Villajoyosa. Un camino que sabemos hizo a pie desde Alicante, en el que nos cuenta cómo es ese camino y donde describe el paisaje y el mar.

Hay que decir que la investigación todavía no está cerrada y tenemos contactos con las Universidades americanas de Virginia y Yale, donde están las cartas de Dos Pasos a sus amigos Rumsey Marvin y Dudley Poone. Así que algún detallito más se podrá averiguar.

También para la exposición hemos comprado las ediciones originales de la obra de los poemas: A Pushcart at the Curb (un carrito de venta ambulante en la acera), Y las primeras ediciones en castellano de “Rocinante cabalga de nuevo” y Manhattan Transfer, la obra más famosa, que tradujo su amigo Jose Robles. Una historia que conoceremos con el documental.

Quiero destacar que con los actos organizados la exposición, la conferencia y el documental podemos conocer la figura de John Dos Passos y su evolución: desde el detalle de la visita de juventud en Dénia, conoceremos el escritor con la conferencia de Manuel Vicent y la crisis personal por el amigo desaparecido durante la Guerra Civil en el documental.

Artículos Relacionados

Comentarios en "Así era la Dénia de la que se enamoró John Dos Passos, donde no le hubiera importado morir"

*

27.409
3.411

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.