Dénia.com
Buscador

Viaje humanitario de Dénia a Cuba

20 de octubre de 2021 - 09:29

La iglesia bautista en Alfa & Omega de Dénia puso en marcha una campaña de recogida de medicamentos y material sanitario para Cuba al conocer la difícil y preocupante situación en qué se encontraban. Una ginecóloga cuenta a los miembros de esta iglesia dianense, que no tiene "guantes de látex para hacer las exploraciones, no hay medicación, ni vitaminas para las mujeres embarazadas". Todo se vuelve cuesta arriba cada vez que pasa consulta.

Desde el equipo médico de la Iglesia Evangélica Bautista Santo Suárez en Habana explica que cada día están
viviendo en sus centros de salud, en sus consultas, en sus visitas a los vecinos en las casas, la impotencia de no poder ir más allá, de no poder cumplir con su llamado y ver arrebatadas las oportunidades para tantas y tantas personas.

Les falta también oxígeno, sea para tratar la neumonía que genera el Covid o para las intervenciones, que terminan siendo aplazadas o peor, en el fallecimiento del paciente. Según indican desde la iglesia bautista en Alfa & Omega de Dénia, en Cuba "no se pueden recetar tratamientos pues no hay donde conseguirlos, ni siquiera cuentan con paracetamol o analgésicos para paliar los cuadros dolorosos de cualquier tipo. Necesitan antipiréticos, incluso infantiles, antibióticos, tratamientos COVID, y podemos seguir en una lista tan interminable como las colas que tienen que hacer para conseguir algo de pollo o jabón o… los días que llega el camión. Realmente no hay nada, y
escasea el material médico. Nada puede ser más desesperante para un profesional de la sanidad, nada más trágico para las familias, nada más triste para esta humanidad que permite tanto dolor injustificado".

La apertura por parte de Cuba permitiendo la entrada de medicinas, alimentos y material de higiene ha puesto en marcha la posibilidad de llevar la ayuda tan necesaria. Por ello, a través de los hermanos de la Iglesia Bautista en la Habana, a través del pastor Daniel González, se dispusieron a buscar alternativas, a moverse, con tal de ayudar a la población en estos tiempos que, para muchos, son considerados iguales o peores que los vividos en el periodo especial (allá por los años 90, cuando cayó el bloque socialista, que dejó a Cuba sumida en la bancarrota).

Así llegó la llamada a Dénia. Con la ayuda de amigos y la iglesia bautista en Alfa & Omega de Dénia, se pusieron en marcha para ayudarles. Primero realizaron un viaje exploratorio donde valoraron las posibilidades reales, así como las dificultades reales para poder llevar todo el material posible.

De esta manera, embalaron más de 300 kilogramos de ayuda. La entrada no fue fácil pues la aerolínea se vio saturada por los equipajes de los pasajeros, pero finalmente llegaron la gran mayoría (sólo una maleta está todavía en “busca y captura”), la mayoría medicamentos.

Allí se depositó la ayuda, en una de las clases de las dependencias de la Iglesia en Santo Suárez, ordenado en estanterías que vieron lágrimas, muchas lágrimas. Aquellas derramadas por un matrimonio de estomatólogos, sabiendo que podrían suministrar paracetamol a sus pacientes. También las de la psiquiatra, que por fin iba a tratar a sus
enfermos crónicos en tratamientos de manera y en el tiempo adecuado. Lágrimas de satisfacción al ver tratamientos antibióticos, coronarios, antiinflamatorios, diuréticos, oftalmológicos, anticancerígenos… además del material médico, mascarillas, geles, pulsómetros, alimentos y el material de higiene.

Los testimonios de estos profesionales de la salud fueron impactantes, pero como suele ocurrir cada vez que viajamos a Cuba, desde la Iglesia Alfa & Omega de Dénia recibieron mucho, de un pueblo fuerte y una iglesia en continuo crecimiento, que alcanza ya el 10% de cristianos evangélicos en la población. Una iglesia que acoge, donde las personas se sienten amadas, cuidadas, protegidas a pesar de las dificultades. Una iglesia que no se
encierra, sino que está presente, próxima, apasionada, y que proclama a Jesús con un testimonio veraz y único, tan necesario en estos tiempos.

La iglesia bautista de Dénia siempre ha compartido, visitado y apoyado de diferentes maneras a misiones, proyectos sociales, deportivos, educativos… y señalan que este tiempo en la Habana ha sido realmente intenso, "ha estado muy lleno de obstáculos que hemos tenido que saltar cada día, y en múltiples ocasiones, pero hemos regresado llenos de gratitud, y, a pesar de la terrible situación, llenos de esperanza pues hay un pueblo que enfrenta la dificultad pero llenos de esperanza. Decenas de personas nos han devuelto a casa con un enorme GRACIAS para los donantes y todos los que desde nuestro país hemos ofrendado y colaborado con este precioso y necesario proyecto".

1 Comentario
  1. Luis dice:

    Triste situación en Cuba pero ¿que pasa con su Gobierno? Bien por las donaciones y cada uno dona donde quiere pero que un país delegue sus obligaciones hacia su población en la ayuda humanitaria de otros no es la solución. Triste.


37.707
4.356
12.103
2.240