Dénia.com
Buscador

El enorme potencial económico del teletrabajo: Dénia como base para trabajadores globales

21 de junio de 2020 - 01:00

Pueden trabajar en cualquier parte del mundo, pero eligen vivir aquí. Sus clientes están repartidos por distintos países y ellos trabajan de forma "remota", utilizando la tecnología. Este perfil de teletrabajador siente una gran atracción por establecerse en lugares donde hay calidad de vida. A esto hay que sumar que la experiencia del confinamiento nos ha demostrado como sociedad que el teletrabajo ha llegado para quedarse.

"Con esta pandemia el futuro se ha anticipado", dice Nacho Muñoz, empresario de desarrollo de proyectos de comercio electrónico. Hablamos con él sobre las posibilidades que tiene Dénia para diversificar su economía. Tenemos un sector hostelero y turístico excelente, base de nuestra actividad, pero que está sufriendo mucho por esta crisis del coronavirus. ¿Cómo podemos hacernos resistentes a cualquier circunstancia? En Dénia.com fomentamos un foro de debate sobre nuestro modelo económico: hacia dónde ir para estar reforzados de cara al futuro. Estas son algunas de las ideas de Nacho Muñoz.

"Mis clientes están en cualquier lugar y yo trabajo desde Dénia"

Él es un buen ejemplo de teletrabajdor establecido en Dénia, y ha sido testigo de muchos casos de este tipo desde su puesto en un conocido coworking. El coworking, litearalmente, "cotrabajo", implica que diversos profesionales independientes o pequeñas empresas compartan espacio de trabajo en la misma oficina. Es una tendencia mundial, que cuaja antes en grandes ciudades: "Aquí en Dénia cuesta más, somos más tradicionales, la gente piensa que para tener una empresa has de dar la imagen de estar en tu propia oficina, como si compartir mesa fuese cutre", confiesa Muñoz. Pero lo cierto es que, además de abaratar costes, aporta un enriquecimiento mutuo entre los distintos emprendedores. Como explica Muñoz, "Entre nosotros surgen sinergias, en la mesa de al lado puede haber una persona que te solucione a ti un problema, y más adelante puedes hacerlo tú por ella".

El perfil

Nacho Muñoz llegó a Dénia en 2013. Tiene una empresa de desarrollo de proyectos de comercio electrónico, Magestio Development, y es socio fundador del coworking Knowhere. Asturiano, de Oviedo, licenciado en Administración y Dirección de Empresas, llegó al mundo de la programación cuando el Grupo Recoletos lo fichó para formarlo en la materia. Trabajó primero en Madrid, luego en Valencia, hasta que recaló en Dénia y se quedó. "Mis clientes están en cualquier sitio, así que... ¿Qué mejor que vivir en Dénia?".

La clave: atraer a los "nómadas digitales"

Este término define exactamente a la gente que puede trabajar de forma remota desde donde quiera, a esas personas que se mueven por el mundo siempre con el trabajo a cuestas. La idea es aprovechar el atractivo de la Marina Alta para seducirlos, para que aumenten su tiempo de estancia, la frecuencia con la que vienen o para que lo hagan en temporada baja. Incluso para que decidan establecerse aquí. Las empresas son cada vez más proclives a permitir el teletrabajo, por lo que el escenario es favorable. De hecho, son ya muchas las que alquilan o venden sus sedes en el centro de las grandes ciudades. "Es nuestra oportunidad para posicionar la comarca como polo de atracción", afirma Muñoz.

"Puedes trabajar para cualquiera en cualquier parte del mundo y vivir aquí, donde se vive muy bien."

El "turismo de empresa"

Nacho Muñoz se fija también en las empresas que incentivan a sus trabajadores con temporadas fuera de la rutina "generando equipo" o haciendo coliving (convivencia). Estas acciones sirven para que los trabajadores construyan redes de cooperación entre ellos, para premiarlos sacándolos de su día a día o incluso para que se conozcan en persona si nunca han coincidido físicamente con sus compañeros. "Las empresas los premian enviándolos a sitios agradables. En vez de mandarlos a una gran ciudad gris, los llevan a lugares atractivos", explica Muñoz. Aquí es donde jugarían un papel importante Dénia y toda la Marina Alta, en posicionarse como destino atractivo para este "turismo de empresa".

Sectores económicos beneficiados por el confinamiento

"Ahora mismo estamos en la urgencia de la digitalización", explica Muñoz. La cuarentena ha venido muy bien a quien tenía una tienda online, porque se ha convertido en su tabla de salvación. Y quien no la tenía, ha visto la enorme necesidad de implantarla, por lo que ha subido muchísimo la demanda. Incluso gigantes como Inditex están apostando por la digitalización, aún teniendo miles de tiendas físicas.

La recomendación a los clientes siempre es usar el marketing online para atraer gente hacia su comercio electrónico. Pero en los lugares con mucho turismo como Dénia, además se puede utilizar otro arma: "Quien visita tu tienda física rompe la barrera de la confianza, y es mucho más fácil que después te compren también online", comenta Muñoz. Por eso, él recomienda a sus clientes locales que aprovechen la afluencia de turistas para fidelizarlos de manera que posteriormente les compren también online. "Te conocen en persona y confían en ti más que en la frialdad de un e-commerce que no saben a quién tiene detrás."

Más ideas: la energía solar

"Si utilizásemos la fuente inagotable de energía que tenemos sobre nuestras cabezas, todo cambiaría", comenta Muñoz. Hasta hace un tiempo se restringió mucho el uso de la energía solar mediante el llamado "impuesto al sol", pero éste fue derogado en 2018. "Con la cantidad de horas de sol que tenemos en nuestra zona, podríamos abrir una vía económica increíble, no solo para uso doméstico, sino para comunidades, para grandes entidades y empresas." Se abre así un gran nicho de negocio y también la posibilidad de poner en marcha formación adaptada para que la mano de obra salga también de nuestro entorno.

Por otro lado, Nacho Muñoz se fija en que nuestro modelo de gastronomía y turismo es muy bueno, y "tiene que seguir así", pero recuerda que conviene potenciar un tipo de turismo desestacionaliado y que aproveche los recursos del interior de la Marina Alta. "Si vas a mi tierra, a Asturias, tienes claro qué producto llevarte. Pero vienes aquí, y piensas '¿Qué me llevo?'. Creo que los productos autóctonos no se cuidan o no se potencian los suficiente, con la gastronomía tan rica que hay. Se trataría de unirlo todo: gastronomía, producto y cultura. Porque también estaría muy bien potenciar el turismo cultural generando una oferta fuerte", explica Nacho Muñoz.

Puntos de mejora

"Creo que la formación debería adaptarse un poco más a lo que exige el mercado. Por ejemplo, la programación crea muchísimos puestos de trabajo, hay más demanda que oferta, pero nadie se fija en eso", explica Muñoz. Como hemos hablado, debería haber formación específica dedicada a la energía solar, y también a otro gran potencial de nuestra zona: la náutica. "Me extraña mucho que no haya formación en esos campos", comenta Muñoz. Por otro lado, el empresario tiene la sensación de que podemos estar ahondando en algunos errores que se cometieron ya en la crisis de 2008: "De nuevo se está haciendo lo mismo, se está sacando el dinero de la construcción, de la venta y del alquiler. Si el coste del alquiler sique subiendo, los trabajadores no podrán establecerse en nuestra ciudad. No cometamos los mismos errores."

Deja un comentario

    36.058
    4.206
    10.123
    2.040
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.