Dénia.com
Buscador

Consejos de una psicóloga para afrontar el confinamiento: “Tapar el miedo y la ansiedad no es la solución”

11 de abril de 2020 - 03:00

Nuestras vidas han dado un giro radical desde que a causa de la pandemia del COVID-19 se declarara un Estado de Alarma y nos viéramos obligados a cambiar nuestra vida. Confinados en casa con niños, familia o solos, 'tele-trabajando' u sin trabajo, con incertidumbre por la economía y con miedo a ser contagiados, el impacto a nuestra salud mental es muy fuerte.

Hablamos con la psicóloga Elena Mallol, para que nos dé consejos sobre como llevar esta situación y combatir los miedos, la ansiedad y el estrés que pueda causarnos.

De la motivación al aburrimiento y desesperación, así ha ido cambiando nuestra actitud porque, según nos explica la psicóloga, "con el paso de los días, la ansiedad va aumentando y la falta de costumbre de convivir tanto tiempo con nuestros hijos, padres o pareja, hace que vayamos hacía hábitos menos saludables”.

No pienses sobre el futuro, no tienes el control

La situación es muy completa pero si vivimos en un futuro incierto, perdemos el control de la situación, mientras qu si nos concentramos en vivir el presente y aceptar la situación, podemos pasar de la ansiedad a la tranquilidad.

Constantemente estamos pensando en qué estaríamos haciendo en estos momentos si no hubiera una pandemia. ¿Qué conseguimos con este pensamiento? Simplemente frustrarnos y machacarnos pensando en cosas que no son posibles. “¿Por qué no pensamos en lo que sí es posible hacer? Podemos hacer muchas cosas en casa pero vivimos en una sociedad que nos empuja a ser productivos y el confinamiento nos está enseñando que nadie es mejor que nadie y que todo en la vida no es producir”, explica Elena.

No te agobies, prepara rutinas flexibles

Tanto si estás teletrabajando o no, es importante que nos creemos rutinas flexibles “que nos permitan hacer la vida de antes pero en casa”. Si te gusta hacer deporte, vivimos en un mundo súper conectado y podemos encontrar en Internet clases en directo que nos pueden motivar más, como nos comenta Elena Mallol. O para cualquier otra afición, ahora tenemos muchas opciones en nuestras pantallas.

Todas las emociones son importantes: exteriorízalas

“Últimamente me he dado cuenta de que hay muchas personas que no se permiten llorar, estar mal, exteriorizar aquello que sienten , especialmente lo he visto en mujeres, y si lo hacen, es porque no pueden contenerse y estallan, a veces delante de los niños y eso nos pone más nerviosos pero no pasa nada, podemos explicarles que ha pasado y ellos lo entenderán”, explica Mallol.

No debemos preocuparnos si ocurren estas situaciones puesto que “es normal que nos derrumbemos y es importante saber que todas las emociones son necesarias y se deben expresar”, comenta la psicóloga. Saber reconocer que son temporales y que todo pasará es esencial para mantener una mente despejada, positiva y optimista.

Ansiedad por comer: cuidado con el alcohol y el azúcar

Cuando estamos nerviosos, comer puede ser una forma de inhibir la realidad. “Si estamos nerviosos, nos tomamos una cerveza y así se nos pasa o nos hinchamos a chocolate y estamos más contentos”. El chocolate por ejemplo, contiene triptófano y hace que aumente la serotonina (hormona de la felicidad) pero estos atracones pueden tener un efecto contrario. Como consejo Mallol nos recomienda que: “Antes de coger esa bolsa de patatas, esa chocolatina o el gin-tonic, pregúntate, ¿de qué quiero evadirme?”.

Los productos con mucho azúcar están triunfando estos días en los supermercados y tiene su razón, aunque los efectos no sean los esperados: “Son productos muy adictivos, por ejemplo el azúcar aumenta nuestra estado de ánimo químicamente pero de forma momentánea, o la cerveza y el vino que es una forma desinhibirnos de la realidad”. Echar mano de estos productos, aunque en el momento puedan relajarnos, es contraproducente porque cuando su efecto pasa, nos damos un fuerte choque de realidad.

Para la ansiedad, haz tres respiraciones profundas

En general, estos días vivimos momentos de mucha tensión y quizás pueden aparecer episodios de ansiedad que nunca habías tenido. Ante esta situación, la psicóloga nos recomienda que realicemos tres respiraciones profundas. “Inhalamos por la nariz y exhalamos lentamente por la nariz o por la boca. Esto nos permitirá oxigenar el cerebro y conectar con nosotros mismos para relajarnos”.

Qué hacer si tenemos un familiar enfermo

Además del confinamiento, hay personas que están pasando por situaciones muy duras por tener a sus seres queridos ingresados en el hospital por COVID-19 y sin poder verles. Ante esta situación, Elena Mallol nos explica que “tenemos que intentar enfocarnos en los recuerdos de esa personas, sacar la imagen de cuando estaba bien porque la mente inconscientemente nos llevará a preguntarnos cómo lo estará pasando y eso nos genera más sufrimiento sobre una situación de la que no tenemos el control”.

Mortificanros no es la solución pero, sí puede ayudarnos a estar más tranquilos, ser conscientes de que quedándonos en casa estamos ayudando a nuestro ser querido a recuperarse pronto y no colapsar el sistema sanitario más aún.

Las consecuencias psicológicas de esta situación preocupa al mundo de la psicología: “Los psicólogos seguimos tele-trabajando porque la situación es muy crítica, no estamos acostumbrados a vivir confinados pero además, se está muriendo mucha gente sin que sus familiares puedan despedirse, los problemas económicos están afectando a las familias… Es una situación sin precedentes”. Así termina la entrevista telefónica con Elena Mallol, un sector también al pie del cañón ahora más que nunca para ayudarnos.

Deja un comentario

    36.313
    4.232
    10.420
    2.050
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.