Dénia.com
Buscador

¿Cómo han cambiado los agostos de Dénia?

17 de septiembre de 2022 - 09:20

Las semanas más calurosas del año parece que tienen los días contados en Dénia. Desde luego, una ligera bajada de temperaturas se recibirá con los brazos abiertos tras un final de verano tan asfixiante. Hemos vivido un agosto como no recordamos. Pero, ¿no nos estará jugando una mala pasada nuestra memoria?

Gracias a los registros de la estación situada en Dénia de AVAMET, hemos comprobado y comparado los datos de los meses de agosto desde 2009. Y sí, aunque no se han batido récords de picos máximos y pese a que se han vivido momentos más frescos que otros años, lo cierto es que el de 2022 ha sido el agosto más caluroso de Dénia de los últimos años.

Un agosto de récord, pero por poco

No obstante, la diferencia con otros años no es tan holgada como puede parecer. En referencia a las medias que se han dado a lo largo de los 31 días del mes, podemos ver que, efectivamente, ha sido el agosto regularmente más caluroso, con una media de 28,5º diarios. La diferencia, no obstante, con respecto a otros años como, por ejemplo, 2020 (28,2º) es de tan solo unas décimas. Esto no es lo habitual, por lo que se podría decir que 2020 también tuvo un agosto más caluroso de lo acostumbrado.

Se ha hablado mucho de lo poco que han bajado las temperaturas durante esta segunda mitad del verano, pero aquí sí se puede apreciar a simple vista que no ha sido tan excepcional. En 2022 la temperatura mínima vivida de media ha sido de 24,4º. De hecho, a lo largo de la última década se han sufrido varios agostos con medias de mínimas más altas que éste. Es decir, años en los que la temperatura acostumbraba a ser más alta incluso por las noches.

En cuanto a las máximas, la media sí ha sido de récord, siendo de 32,6º. Es, por tanto, el mes de agosto con máximas más altas, pero nuevamente por unas décimas en comparación a otros veranos muy calurosos como el de 2020 (32,4º).

Otros factores que se han sufrido

El problema de este agosto ha sido, sin duda, la combinación de muchos factores. Por un lado, la falta de lluvia, siendo uno de veranos más secos de los últimos años. De hecho, el año que tomábamos de ejemplo por temperaturas similares, 2020, no fue tan sufrido en cuanto a calor porque gozó de muchas precipitaciones. Por otro, la alta temperatura del mar que ha impedido la presencia de las suaves brisas que daban necesarios respiros, especialmente por las noches. Y, por supuesto, que aunque sea por unas décimas sigue siendo el agosto con temperaturas más altas de media.

Deja un comentario

    37.861
    4.432
    12.913
    2.450