Dénia.com
Buscador

“Hemos atendido a padres, hijos y nietos”, Belín y Chelo de Ópticas Pérez Buigues

24 de julio de 2017 - 13:44

En 1956 Óptica Buigues nació como la segunda óptica en Dénia, tan solo, existían en ese entonces dos establecimientos.

El panorama de la salud visual se concebía muy diferente a lo que ahora estamos acostumbrados. Hoy, después de ya hace muchos años y dos generaciones, las hermanas Belín y Chelo, nos explican toda la historia de sus tiendas que han sabido ganarse a los clientes más fieles. Chelo nos cuenta la historia desde los inicios, mientras que Belín nos matiza algunos aspectos fundamentales de la óptica.

Han pasado muchos años desde vuestros inicios, ¿cómo y quién fundó la óptica?

El hermano de mi madre era oftalmólogo, el Dr. Buigues, entonces, mi abuelo pensó que mi madre podría dedicarse al tema de la óptica, ya que era un complemento a la clínica de mi tío.

Mi madre, en 1956, empezó trabajando allí y con posterioridad se incorporo mi padre, hasta que en el año 80, cuando yo acabé la carrera, empecé a trabajar con ellos.

Mis padres tenían la óptica en la calle Marqués de Campo, cuando solamente había dos en Dénia. La mía, fue la tercera, que es la que ubicamos en la Calla Sant Telm. A partir de ahí, empecé a poner lentes de contacto, hasta entonces nadie lo había hecho en Dénia en ópticas.

En el año 97 cerramos la tienda de Marqués de Campo y pusimos una en la Avenida Montgó, donde se encuentra ahora mi hermana Belín. Además mi hermano, Josep, licenciado en medicina, también colabora con nosotras desde el año 89.

Una generación tras otra, ¿sucede lo mismo con vuestros clientes?

Dentro de nuestra cartera de clientes tenemos muchas familias. Hemos atendido a padres, hijos y nietos. Hay muchas familias que llevan ya tres generaciones con nosotros. Para mí es muy importante, me preocupa mucho que a parte de que la gente salga guapa de mi tienda, salga bien corregida y lleve un producto de calidad y un seguimiento. Me gusta mantener al cliente, a través del tiempo y cuidar de su visión.

¿Cómo habéis vivido los cambios del sector óptico, en este tiempo?

El sector óptico empezó en tiendas no especializadas, donde se vendían gafas con otras cosas, porque antes, en los años 40-50, el óptico era el comerciante.

Soy de los primeros ópticos universitarios y tuve que cursar mis estudios en Madrid ya que no había ningún otro lugar más donde se podía estudiar. Mi madre, para ejercer se formó como óptica profesional, mientras que yo cuando estudié era una diplomatura, una carrera de tres años. Ahora la titulación de óptica es un grado.

¿Cómo han influido estos cambios en vuestra experiencia?

A través de los años pasamos de tener un taller donde se montaban las gafas que prescribía el oftalmólogo, a practicar la optometría y contactología. Además también empezamos a hacer las adaptaciones de las lentes de contacto.

Con el tiempo, hemos incorporando sistemas informáticos también a nuestro trabajo, optimizando el resultado de las gafas. Ahora también existe mucha oferta de proveedores y cada vez que viene un cliente tengo que realizar un estudio previo para conocer qué tipo de producto le va a ir mejor. Ahora con los avances informáticos, puedo incluso enseñarle de entrada como quedaran sus gafas una vez acabadas y darle más información en general.

Hemos ido incorporado instrumental para conseguir detectar posibles patologías y dirigir cuando sea necesario al oftalmólogo.

¿Qué diferencia vuestra óptica de las demás?

Es importante ser un buen profesional, ya que la óptica tiene una parte de comercio y otra de técnica.

Que el cliente se sienta bien con lo que hacemos y ajustarnos a la capacidad económica de cada uno.

¿Qué podemos encontrar en Ópticas Pérez Buigues?

Gente profesional que está para ayudar a que haya un máximo de satisfacción. Tenemos una amplia gama de productos, trabajamos con los mejores proveedores e intentamos evitar al máximo calidades bajas.

Tenéis mucha experiencia y seguro qué podéis darnos algunos consejos en la salud visual infantil...

Observar. Los padres tienen que observar el comportamiento de sus hijos. Hay muchas señales que nos pueden dar pistas de algún problema. Por ejemplo, hay niños que cierran un ojo, también cambian la posición de la mirada o algunos tuercen la cabeza cuando miran... Estos gestos pueden llevar a pensar que hay algún problema. Siempre aconsejo que a la mínima acudan al especialista.

Es conveniente que a los 3 años, se le haga una revisión como jugando, para detectar algo más importante, como un ojo vago. Y luego a partir de los 5 años, una revisión más en profundidad.

Finalmente queremos que nos deis algunos consejos sore qué precauciones debemos tomar con nuestros ojos en verano...

Hay que protegerlos. Al igual que hay que proteger la piel del sol, hay que proteger el ojo con buenos filtros solares. Debemos de saber distinguir entre una lente oscura, de una lente oscura con un buen filtro.

También hay que hidratar los ojos. El ojo necesita estar húmedo y en verano la lágrima que producimos se evapora con mas facilidad. Por eso es necesario hidratar bien el ojo.

En verano ofrecemos a nuestros clientes un pack completo de gafas de visa y de sol a un precio más especial.

Deja un comentario

    36.234
    4.208
    10.287
    2.050
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.