Así se vivió una jornada de feria «sin ruido»

La jornada de ayer de la Fira de Tots els Sants fue muy especial, pues, como acordaron el Ayuntamiento y el empresariado feriante la semana pasada, ésta se quedó «muda» durante la tarde. ¿El motivo? Para que pudieran disfrutar de ella también los niños y niñas con trastornos del espectro autista y con otras necesidades auditivas.

Imagen: Jornada de Feria sin ruido

La medida tuvo muy buena acogida entre los vecinos de la localidad, que se mostraron a favor de ese día «sin ruido». Y ayer se hizo notar con una feria repleta de familias en la que se podía pasear tranquilamente incluso manteniendo una conversación tranquila, algo impensable durante una jornada ordinaria.

Además, el hecho de que coincidiera con un Día de los Niños y las Niñas sirvió de mayor reclamo para participar en esta cita singular.

Bien es cierto que no se cumplió a rajatabla la predicción, pues hubieron ciertas atracciones que no prescindieron de su hilo musical, aunque sí se notaba un volumen menor. Pero, en general, los feriantes respetaron esta medida durante toda la tarde.

Eso sí, también es cierto que por la noche volvió la música, las sirenas y, en resumen, el ruido. Tanto que algunos vecinos, tras la pacífica tarde, insinuaron por las redes sociales que se dobló el volumen para compensar el silencio de la tarde.

Artículos Relacionados

Comentarios en "Así se vivió una jornada de feria «sin ruido»"

(Necesario)

33.565
3.892
6.578
1.610
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.