Pinar del Río, un ferry irreconocible tras 55 días encallado

Ya queda muy lejos la noche del 16 de agosto, cuando los pasajeros del ferry Pinar del Río sufrieron seguramente el susto de su vida. La embarcación quedó encallada en la bocana del puerto, a pocos metros de finalizar su recorrido.

Era una noche de fiesta, último día de Moros y Cristianos en Dénia. Tanto es así que las labores de Salvamento Marítimo y Guardia Civil para llevar a tierra a los pasajeros no se realizaron bajo la luz de las estrellas ni de los focos, sino bajos la iluminación de los kilos de pólvora que alumbraban esa noche el cielo con un castillo de fuegos artificiales que despedía las fiestas.

Desde entonces, el ferry ha aguantado fuertes temporales, la DANA más dura de los últimos años y la visita de miles de curiosos en lo que se convirtió en un reclamo turístico improvisado (hasta que fue eclipsado por el reluciente oro del Lady Moura).

Los trabajos de retirada se hicieron esperar debido a los complicados estudios que se llevaron a cabo. La primera opción fue intentar el remolque, lo cual se rechazó para apostar por el desguace pieza a pieza y su posterior traslado a plantas de reciclaje. Así se ha ido haciendo durante las últimas semanas, dejando la estampa actual: un casco sin apenas nada en la superficie. Lo que en su día albergara decenas de vehículos que fueron retirados por aire, ahora ha quedado en nada.

Son los restos de una larga odisea que también desaparecerán cuando el equipo de submarinistas vuelva a dejar la entrada del puerto sin rastros de Pinar del Río.

Artículos Relacionados

Comentarios en "Pinar del Río, un ferry irreconocible tras 55 días encallado"

(Necesario)

33.565
3.874
6.389
1.600
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.