El Hort de Morand renace y saca a la luz un hallazgo excepcional

Durante los últimos cuatro meses los vestigios de la Dénia romana que se hallan en el Hort de Morand, la parcela existente entre la Ronda de las Murallas y la Avenida Miguel Hernández, han renacido. Tras casi 10 años en el olvido, en los que la vegetación ha cubierto las excavaciones del recinto, un equipo de cuatro personas se ha dedicado a las tareas de limpieza de la parcela, donde no se había hecho ninguna tarea de mantenimiento desde el año 2008.

La zona ha recuperado la apariencia que tenía en el año 2007 y ahora es el momento, según el arqueólogo municipal, Josep Gisbert, “de evaluar si seguir adelante para que el recinto se musealice, se instale la señalítica adecuada y tenga acceso al público”.

Un objetivo claro pero difícil de conseguir, puesto que para ello el Ayuntamiento necesita realizar una importante inversión para la que ahora no hay recursos. Aún así, el concejal de cultura, Rafa Carrió, reafirmó la intención del ayuntamiento de que toda la zona pueda ser excavada y de recuperar la titularidad municipal de otros 2.000 metros cuadrados del Hort de Morand.

Los trabajos llevados a cabo en la zona arqueológica municipal del Hort de Morand han sido financiados con cerca de 40.000 euros del programa EMCORD del Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef)

La inscripción de Quintus Sulpicius Cratus

Durante los trabajos de limpieza ha salido a la luz un “hallazgo excepcional”, según informan desde el Ayuntamiento. Se trata de una inscripción sobre un bloque de piedra caliza del Montgó, parte de un monumento epigráfico, que, por la tipología de su grafía, se puede datar en la segunda mitad del siglo II d.C.

Según la transcripción realizada por Gisbert, en la inscripción se lee el tria nomina (o los tres nombres que distinguían a los ciudadanos romanos de los extranjeros y los esclavos) de un personaje de las elites municipales de Dénia, Quintus Sulpicius Cratus; su cargo de edil o AED(ilis); y dos “des” mayúsculas que significan que da o dona y dedica el monumento a un destinatario cuya identidad se desconoce.

Quintus Sulpicius Cratus, magistrado municipal, ejercía en esos momentos el cargo de edil y, como tal, desempeñaba entre sus funciones las del control de pesos y medidas, vital para el ejercicio del comercio, el control de la organización de juegos y el control y funcionamiento de los mercados.

El arqueólogo municipal ha redactado un texto explicativo sobre el hallazgo realizado en el Hort de Morand que puedes consultar aquí.

Artículos Relacionados

Comentarios en "El Hort de Morand renace y saca a la luz un hallazgo excepcional"

1 Comentario

*

28.007
3.435

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.